En BUARFE nos esforzamos al máximo por la utilización de materias primas que garanticen el menor impacto medioambiental posible, durante la fabricación de nuestros productos de restauración. Por ello desde hace más de 25 años realizamos una muy rigurosa selección de las maderas que empleamos en nuestros soportes jamoneros.

Publicación: 15 enero 2019 – 11:25Autor: BUARFE Categorías: Productos de Restauración | Soportes Jamoneros

Tras estas más de dos décadas fabricando jamoneros de alta calidad, hemos identificado el Pino Insigne chileno y la Haya Blanca europea como las maderas naturales compactas idóneas para nuestros diseños.

La selección de estas maderas no es casual, sino el resultado de años de experiencia en la elección de los mejores materiales de origen natural, que a su vez aporten un valor positivo al cuidado y protección del medio ambiente.

El factor ecológico del Pino Insigne chileno.

Encontramos esta excelente madera de origen sudamericano en nuestra Gama Basic de jamoneros.

Originario de California, a partir del año 2002 se produce en Chile un notable desarrollo productivo de las plantaciones de pino insigne (pinus radiata), con una producción de tableros superior a 1,47 millones de metros cúbicos, lo que en su momento supuso el 95,6% en la producción maderera total en este país, con una ocupación de más de 39.000 hectáreas.

Utilización de materiales sostenibles en nuestros jamoneros

La intención de los silvicultores chilenos era la utilización de esta variedad como importante instrumento de restauración ecológica, y de su utilización para detener la erosión de la ingente cantidad de hectáreas desforestadas que soportaba el país andino a comienzos de la década del 2000. El objetivo con la reforestación de pino insigne fue de doble propósito, como productor de bienes, y de servicios ecológicos restaurando la vegetación nativa y por ende mitigando la erosión.

Tras los graves incendios ocasionados en Chile en 2017, y al tratarse de una especie pirófita (adaptada a los incendios), se ha incrementado considerablemente el saneamiento de las zonas de mayor abundancia de este cultivo, lo que viene produciendo una recuperación medioambiental sumamente positiva.

Paralelamente, el factor de rápido crecimiento de este pino, con troncos que pueden alcanzar un diámetro de más de 50cm. en menos de 20 años, está ayudando significativamente a la recuperación de los terrenos quemados.

Desde el punto de vista de su preparación para producción, la facilidad de blanqueo que presenta esta madera, la hacen idónea para la elaboración de nuestros soportes jamoneros con materiales sostenibles, ya que prácticamente no requiere tratamientos químicos, lo que reduce notablemente el impacto ambiental.

La nobleza del Haya Blanca europea.

Esta extraordinaria madera, presente en prácticamente toda Europa, es habitualmente comparada con el roble, sin bien este es de inferior densidad (710 Kg/m3, frente a los 730 Kg/m3 del haya blanca europea). A su vez, es muy homogénea y cuenta con una resistencia a la compresión de 580 kg/cm2, lo que le aporta un componente de durabilidad extraordinario.

Este factor la cataloga como “especie pesada“, lo que la convierte en una materia prima idónea para la fabricación de nuestros jamoneros, dotándoles de una enorme estabilidad, factor indispensable para la seguridad durante la realización del corte de jamón.

Utilización de materiales sostenibles en nuestros jamoneros

La madera de haya blanca europea (Fagus sylvatica), con sus características fibras rectas y grano fino, cuenta con uno de los mayores índices de impregnabilidad, lo que permite ser sometida durante nuestro procesado a tratamientos que le protegen muy efectivamente de ataques de hongos, incrementando así su durabilidad.

Tal como hemos comentado en un artículo anterior, esta materia prima presente en las gamas Premium y Deluxe de nuestros productos de restauración, es sometida a lacado de uso alimentario utilizado en el acabado de las superficies de madera al agua. Además, las resinas contenidas no tienen ningún tipo de compuesto tóxico que pueda migrar por contacto con los alimentos (según directiva de la Comisión Europea 2002/72/EC y 2005/79/CE).

A su vez, cumple la normativa europea EN 71-9:2005+A1:2007UNE-EN 71-10:2006 y UNE-EN 71-11:2006, en cuanto al campo de aplicación de los materiales de fabricación, cuando están orientados a elementos que puedan estar en “contacto con la boca” y/o “contacto con la piel”.

Como sucede con el resto de nuestros jamoneros fabricados en madera, un muy sencillo mantenimiento, especialmente el secado tras su limpieza y el almacenamiento sin humedades, garantiza una vida útil sumamente prolongada.

Desde el punto de vista medioambiental, la haya blanca europea está presente en casi todo el continente (siendo una de las especies más utilizadas para repoblación silvícola), por lo que su abundancia en explotaciones forestales sostenibles la convierten en una de las materias primas endémicas de mayor éxito en Europa.

La selección de estas materias primas naturales como materiales sostenibles, y los meticulosos procesos de control durante la fabricación, son parte de nuestra aportación a la protección del medio ambiente, y es pilar fundamental de nuestra empresa para disfrutar del planeta en el que vivimos.

[Total:4    Promedio:5/5]